Make your own free website on Tripod.com
INTRODUCCIÓN

aviario de pueblaTodo proyecto de conservación de flora o fauna silvestre tiene un presupuesto o subsidio para que pueda existir. Sin embargo, el Aviario de Puebla está manejado por personas de escasos recursos económicos, que lo mantienen únicamente con las entradas que el mismo Aviario genera ($15.00 adultos y $10.00 niños), sin subsidio alguno. A pesar de ello, en este lugar se ha logrado una colección de 150 especies diferentes, con un total de 900 aves, además de que aquí se han reproducido en cautiverio varias especies silvestres que jamás se han logrado en otras partes.

EL INICIO

El 11 de enero de 1989 un grupo de vendedores ambulantes y capturadores poblanos de aves canoras, es decir, de esos vendedores de pájaros (conocidos como pajareros) que van por las calles con muchas jaulas y que han existido en México desde antes de la colonia, decidieron formar la Unión de Capturadores, Transportistas y Vendedores de Aves Canoras y de Ornato del Estado de Puebla, bajo la dirección e ideas de Martín Camacho Morales, pajarero de tercera generación. Esto se debió a que la imagen del pajarero desde hace algunos años ha venido deteriorándose, parte de nuestra sociedad actual, algunos grupos ecologistas y parte misma de las autoridades culpaban a los pajareros de la extinción y del exterminio de algunas especies, aunado a esto el comercio ambulante fue siendo cada vez más difícil para el pajarero y los permisos de captura y venta cada vez más escasos, ante la perspectiva de que esta fuente de trabajo desapareciera y convertirse en desempleados, este grupo de pajareros decide formar la Organización, cuyo fin original era el de proteger dicha fuente de trabajo en base a la ley. En México existen 1,050 especies diferentes de aves silvestres de las cuales está permitida la captura y venta de 73 de ellas, que se supone que aún abundan y permiten un aprovechamiento racional.

Sin embargo, la directiva de la Unión, consciente del peligro en que se encuentra en general la fauna silvestre, se dio a la tarea de colaborar en la medida de sus posibilidades en la conservación de las aves silvestres mexicanas, ya que conservar estas aves representa para los pajareros el poder seguir existiendo como tales, pues al desaparecer una especie susceptible de aprovechamiento los más afectados serían quienes dependen económicamente de dicho recurso. Para tal fin la directiva creó el Departamento Técnico de la Unión, el cual se encarga de diseñar las estrategias de conservación. En un principio tales estrategias fueron la reglamentación de la conducta de los pajareros agremiados; por ejemplo, se dispuso que se ajustaran a la ley comercializando sólo las aves permitidas de aprovechamiento y condenando el comercio ilegal o aves en peligro de extinción, el trabajar sólo durante las épocas permitidas, y no capturar polluelos o en épocas de anidación. Pero la estrategia principal y a mediano plazo fue que la implantación de criaderos de aves silvestres con los siguientes objetivos:

  • Que los vendedores y capturadores puedan reproducirlas mediante la instalación de criaderos particulares o colectivos y de este modo no recurrir en un futuro cercano a la captura en la Naturaleza.
  • Como hay muy poca información acerca de la vida en cautiverio de las especies silvestres mexicanas (es decir, aún no existe una técnica que permita reproducir este tipo de aves) se tienen que realizar los experimentos para lograrlo; esto es, la investigación científica. Para lograrlo se realizó lo siguiente: Los pajareros tienen un caudal enorme de información acerca de las aves que trabajan, conocen a fondo las especies, sus tipos de nido y épocas de reproducción, sus alimentos en vida libre, migraciones, conductas, etc., y aunque estos conocimientos sean empíricos son sumamente valiosos si los profesionistas y científicos recopilan esa información.

El Departamento Técnico y un grupo de profesionistas (sin sueldo) entusiasmados con la idea empezaron a recopilar la información de los pajareros, se investigó la bibliografía existente, se intercambió la información con otros criaderos y zoológicos, se asistió a congresos de fauna silvestre, entre otras acciones, para determinar el camino a seguir para la reproducción de las aves en los criaderos.